Qué son los seres de luz y cómo pueden ayudarnos

Guías, Maestros, Maestros Ascendidos, Ángeles, Arcángeles, Espíritus Orientadores, Elementales ¿Son distintas maneras de referirse a lo mismo? ¿O son entidades independientes?

En este artículo te contaremos todos lo que necesitas saber sobre los seres de luz. Qué son, qué tipos existen, qué rol tienen en nuestra vida, cómo pueden ayudarnos y cómo podemos comunicarnos con ellos.  

Registros Akáshicos

¿Qué son los seres de luz?

Los seres de luz son entidades etéreas carentes de cuerpo físico, que vibran en frecuencias altas y que tienen como principal motivación asistir a seres de naturaleza corpórea, como los humanos y animales.

Desde un punto de vista espiritual, cuando encarnamos en la tierra se nos unen entidades que tienen la tarea de guiarnos. Se trata de entidades puramente espirituales que nos ayudan con tareas específicas.

Estas entidades están en contacto permanente con nosotros y pueden variar según nuestro progreso espiritual y nuestras vibraciones.

Habitualmente estas entidades son más de una. Aunque una de ellas puede coordinar a las demás y ocasionalmente es la única que se pone en contacto con nosotros.

Dado que todo en la Danza Cósmica se logra mediante el intercambio de energías, estos seres de luz que nos ayudan en nuestro progreso espiritual se benefician de ese trabajo.

La relación entre los seres humanos y los seres de luz es simbiótica, ya que ambos se necesitan para su propia expansión. Nosotros siempre les enseñamos algo y les brindamos la oportunidad de realizar un servicio de Sabiduría y Amor.

Incluso los Maestros más iluminados que puedas concebir, durante su estancia en un cuerpo físico, han sido apoyados, amorosamente, por seres que los han guiado y ayudado en su trayectoria.

Beneficios de los Registros Akáshicos

¿Qué tipos de seres de luz existen?

Existen muchos tipos de Seres de Luz a nuestro alrededor, que difieren en sus orígenes y funciones. Aquí mencionaremos cuatro. Pero la lista es más amplia.

Ángeles y Arcángeles

Entre las entidades que nos acompañan siempre hay uno o más Ángeles. Estos seres de luz tienen la tarea de ser intermediarios entre la Fuente Divina y los seres humanos. Sin embargo, su función no es exclusivamente la de mensajeros, ya que estos también tienen la misión de ayudar al ser humano a sanar.

Los Ángeles están presentes en las principales religiones del mundo y cada una interpreta a estas entidades de formas muy diferentes.

El cristianismo ha difundido la imagen de los ángeles como ayudantes de Dios y los ha retratado como seres con rasgos humanos. Pero, a diferencia de nosotros, los ángeles tienen alas más o menos grandes y, a menudo, se representan con un halo brillante o un punto blanco sobre sus cabezas.

Por esta razón, la mayoría de la gente imagina a estas entidades como seres con alas, preferiblemente etéreos y hermosos. Sin embargo, cuando los vemos con ojos espirituales, estos se nos aparecen en forma de energía o luces de colores que se mueven muy rápidamente.

Los Arcángeles se encuentran, en la jerarquía concebida por el teólogo y filósofo sirio Pseudo Dionisio Areopagita, en un nivel superior al de los Ángeles. Se dice que los Arcángeles están en comunicación directa con Dios y están bajo su mando. El nombre Arcángel se compone del prefijo Arc, que en griego significa “jefe” o “comandante”.

La Biblia cristiana solo menciona a los Arcángeles Miguel y Gabriel, mientras que el Corán y la Cábala también mencionan a Azrael y Metatrón. La tradición judía menciona 7 Arcángeles: Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Raguel, Saraqael, Remiel.

A diferencia de los Guías Espirituales, los Ángeles nunca han tenido una encarnación como seres humanos (salvo pocas excepciones).

Maestros Ascendidos o Guías Espirituales

Los Maestros, Maestros Ascendidos o Guías Espirituales son entidades que han tenido más de una encarnación en este Plano Físico, y habiendo alcanzado un alto grado de conciencia espiritual, han decidido ayudarnos en nuestro camino evolutivo.

Los Guías Espirituales no pueden estar presentes en varios lugares al mismo tiempo y vienen a nosotros solo cuando invocamos su ayuda.

Cada uno de nosotros tiene varios espíritus rectores y, además, estos cambian durante nuestra encarnación física en función de lo que estamos experimentando en cada momento.

Los Maestros Ascendidos nunca nos imponen una decisión o una forma de ver la vida. Simplemente proponen y aconsejan, como un amigo de confianza. Nunca se cansan de ayudarnos, ¡incluso si seguimos cometiendo los mismos errores!

Habiendo encarnado en varias oportunidades, los Maestros están más cerca de las frecuencias terrenales que los Ángeles, que nunca encarnaron en el Plano Físico.

De esta forma, estos Maestros Ascendidos entienden perfectamente lo que sentimos como seres humanos: ¡nunca nos juzgan ni nos “castigan”!

Estas Entidades pueden adquirir las más variadas connotaciones físicas y de carácter, apareciendo de vez en cuando como animales, seres angelicales, trabajadores, amas de casa, sabios, magos, brujas, elementales, etc. Pocas veces se ven a través de los ojos físicos y podemos verlos cuando estamos a punto de dormirnos o cuando estamos a punto de despertarnos.

Ángeles de la Guarda

Un ángel de la guarda es un tipo particular de ángel que está al lado de un ser humano específico desde el momento de su nacimiento físico hasta su muerte física.

Su trabajo es guiarnos a través de esta exploración física para que siempre estemos enfocados y conectados con la Luz Divina que nos creó. Un ángel de la guarda es un “guardaespaldas personal” que se asegura de que la persona a cargo no termine su encarnación física antes del tiempo asignado.

Generalmente, un ángel de la guarda nunca interfiere con el libre albedrío de los humanos, a menos que la Fuente Divina se lo pida explícitamente. Y, en todo caso, solo lo hace en caso de peligro de muerte. En estos casos, el ángel de la guarda interviene incluso si su ayuda no ha sido invocada por el responsable.

Cada uno de nosotros tiene en promedio dos ángeles de la guarda. La forma más fácil de conocerlos y comunicarse con ellos es pedirles que envíen señales. Puedes hacer una meditación corta y sencilla en la que pides que te envíen imágenes, símbolos, colores, rostros de personas, números o cualquier otra cosa que pueda ayudarte a identificar a tus Ángeles Guardianes. Incluso, puede averiguar los nombres de sus ángeles de la guarda simplemente pidiéndoles que se presenten.

Los Ángeles de la Guarda o Guardianes Celestiales son seres de Luz cuyo trabajo es guiarnos y protegernos durante nuestra encarnación física. Estos Guías nunca han acompañado a ninguna otra Alma además de la nuestra y nunca lo harán.

Guías Elementales o Ángeles de la Naturaleza

El reino de los Elementales incluye hadas, gnomos, duendes, dragones, dríadas, elfos, sílfides, unicornios, salamandras y sirenas. También se los conoce como Ángeles de la Naturaleza.

Estos seres de luz están dotados de un cuerpo etérico. No son tridimensionales como los seres humanos, pero tienen una mente física, que utilizan para entender si los humanos que quieren acercarse a ellos tienen buenas o malas intenciones hacia la naturaleza.

A diferencia de los Ángeles, que se encuentran en dimensiones muy altas, las hadas y demás elementales están atados a la tierra y no tienen la capacidad de estar en varios lugares al mismo tiempo, ¡pero se mueven muy rápido!

Aunque estas entidades han sido descritas como pérfidas en muchas leyendas, son completamente inofensivas y solo desean servir al Planeta Tierra.

Los Ángeles de la Naturaleza se encuentran en muchos cuentos de hadas para niños, pero estos de ninguna manera son seres mitológicos o imaginarios, ya que realmente existen en la naturaleza y, con un poco de paciencia, podemos aprender a conectarnos y comunicarnos con ellos.

El reino de los elementales es muy variado, estos seres pueblan preferentemente parajes naturales incontaminados, aunque muchos de ellos han aceptado vivir y velar por esas pocas parcelas verdes que quedan en la ciudad, para despertar en nosotros el amor por la Madre Tierra. Además, son los ángeles guardianes de los animales (incluidas las mascotas).

¿Quiénes pueden comunicarse con los seres de luz?

Todos tenemos el derecho de invocar a los Seres de Luz. Ellos son nuestros ayudantes celestiales y no hay nadie que “no esté autorizado” a trabajar con ellos.

Es solo una cuestión de saber a quién llamar y con qué fines. Por supuesto, debemos mantener nuestra más alta integridad y pedir solo lo más alto y lo mejor. No podemos interferir con la voluntad de otro y, por lo tanto, debemos formular nuestras solicitudes con cuidado.

Lectura Registros Akáshicos

¿Cómo podemos comunicarnos con los seres de luz?

Comunicarse con los seres de luz no es complicado en absoluto y no requiere ni entrenamiento especial ni habilidades particulares. Todos somos capaces de comunicarnos con Otras Dimensiones y con las Entidades que allí habitan, pero debemos considerar algunos factores.

Para entrar en contacto con los Seres de Luz es necesario abrir el corazón y superar los límites del ego. Cuando el corazón está verdaderamente abierto, las vibraciones aumentan.

En este estado de conciencia, resonamos con todo en el universo que tenga altas vibraciones. Por esta razón, este es el estado de conciencia ideal para entrar en contacto con Seres de Luz. En este sentido, todos somos canalizadores potenciales.

Obstáculos a superar

El mayor obstáculo para abrir el chakra del corazón y comunicarse con los Seres de Luz es el ego.

El ego, de hecho, quiere mantenerse separado de la fuente de luz interior, del Ser Superior, de otros seres humanos y del resto del universo.

Por eso, una buena preparación para la canalización implica la necesidad de deconstruir los mecanismos del ego, para que el chakra del corazón pueda despertar.

Despertar el chakra del corazón significa, para un ser humano adulto, convertirse en un niño consciente. Existen ejercicios que te ayudan a centrar tu corazón, uno de ellos es la meditación.

Meditación

Cuando meditamos nos conectamos con la energía que nos rodea y con la suficiente práctica podemos experimentar la presencia de la Mente Universal.
Gradualmente comenzamos a percibir energías muy sutiles y nuestros sentidos psíquicos comienzan a activarse.
Sentimos vibraciones, energías y sensaciones que fluyen por todo el cuerpo.
Comenzamos a ver luces, sombras, formas, presencias, escuchamos sonidos o escuchamos voces cuando estamos solos.
Notamos señales y mensajes muy específicos y comienzan a aparecer sincronicidades en nuestra vida.
También nos volvemos sensibles a las vibraciones de los demás y somos capaces de percibir los estados de ánimo y pensamientos otras personas sin necesidad de palabras.

Danza

La danza también es una excelente manera de trascender el ego y alcanzar un estado de ánimo óptimo para comunicarnos con los seres de luz.

Esta práctica nos permite liberarnos de problemas y preocupaciones, conectarnos a tierra y abrir el corazón a una experiencia alegre.

Por lo tanto, puede intentar bailar cuando esté solo en casa, sin temer el juicio de los demás.

Si practicas el baile durante al menos veinte o treinta minutos consecutivos al final te sentirás ligero y feliz, vacío de toda preocupación, en armonía con los demás seres humanos y con la creación y volverás a ser un poco como un niño.

Al mismo tiempo, mientras te has aligerado, gracias al pisoteo de tus pies, también estarás enraizado.

Quizás el efecto no dure mucho, pero este es el estado de ánimo más adecuado para percibir la presencia de su Guías y volverse hacia el mundo de la luz invisible.

¿Cómo se manifiestan los seres de luz?

Estas entidades se comunican con nosotros de diversas maneras y mucho depende de nuestra naturaleza y situación personal. No existe una forma correcta o incorrecta de comunicarse con estas Dimensiones.

Lo primero a integrar es que nuestros guías no están en el mismo plano que nosotros, lo que quiere decir que cuando se comunican con nosotros utilizan un canal que no está vinculado a nuestros cinco sentidos.

Intuición y sexto sentido

Esa voz que te dice que “disminuyas la velocidad” o “que no vayas por ese camino” es una comunicación directa de tus guías.

Estos pensamientos que parecen surgir de la nada, contienen información importante para ayudarnos a tomar decisiones.

Muchas personas ignoran su intuición, pero es una fuente valiosa de información y conocimientos importantes. Intenta escuchar tu intuición y fíjate cuántos resultados positivos tendrás en tan poco tiempo.

Sincronicidades

Puedes hacer preguntas a sus guías y esperar. No tengas prisa, sus guías saben el momento adecuado para responderte de la mejor manera posible.

Al formular una pregunta y dejar de lado el “cómo”, cambiamos nuestro entorno y creamos sincronicidades. Basta con observar todo lo que sucede alrededor y prestar atención a las señales que pueden aparecer.

Ejemplo de sincronicidades pueden ser: recibir nuestra respuesta en una película, en la radio, en un cartel, un correo electrónico, un dibujo que se forma en la espuma del baño, una discusión que se escucha rápidamente en el metro. Todo es posible cuando se trata de señales.

Sueños

Cuando dormimos, nuestro estado de conciencia cambia, nuestro cerebro genera ondas cerebrales diferentes que cuando estamos despiertos. Estas modificaciones vibratorias nos permiten “conectarnos” a otras fuentes de energía.

Antes de dormirnos, o incluso durante el día, podemos formular la intención de entrar en comunicación con nuestros guías. Nuestra intención permitirá que llegue el establecimiento de la comunicación. Al despertar, existen dos escenarios posibles:

O nuestra mente ya está domesticada y tendremos el recuerdo de lo que sucedió en nuestro sueño. En este caso, la mente transforma las vibraciones recibidas en imágenes, palabras, sonidos, etc.

O nuestra mente se bloqueará y no tendremos ningún recuerdo de lo que sucedió durante nuestro sueño. Nuestra mente no habrá considerado “correcto” traducir información cuántica en información tridimensional.

En el segundo escenario, la información cuántica igualmente se habrá recibido y, a pesar de la falta de conciencia del fenómeno, la energía absorbida funcionará en segundo plano. Entonces tendremos más facilidad para resolver nuestro problema o progresar en un problema en particular.

Recordemos siempre que en el momento en que formulamos una intención clara, precisa y justa, nuestra solicitud se concede automáticamente.

Enviar personas a tu vida

Sus guías a veces se combinan con guías de otras personas y juntos logran crear un evento que ayudará a ambas personas al mismo tiempo.

¿Coincidencia? Ciertamente no, porque cada evento en el Universo es creado por alguna conciencia.

Así que presta atención a las señales y sé humilde, porque muchas veces las almas que nos traerán las respuestas son personas sencillas, pero de buen corazón.

Si has llegado hasta aquí, ¡muchas gracias! ¿Qué te ha parecido el artículo? Dejanos tu opinión más abajo, en la caja de comentarios.

Deja un comentario