Qué son los Guías Espirituales y cómo pueden ayudarnos

Guías Espirituales, Espíritus Orientadores, Espíritus Rectores o simplemente Guías. Existen muchas formas de denominarlos, pero todas refieren a lo mismo: seres de luz cuyo objetivo es ayudarnos en el camino de nuestras vidas.

En este artículo te contaremos, con todo detalle, qué son los Guías Espirituales, cómo pueden ayudarnos y cómo podemos comunicarnos con ellos.

guias espirituales

¿Qué son los Guías Espirituales?

Los Guías Espirituales son Seres de Luz cuyo trabajo es ayudarnos en el camino de nuestra vida. Estas entidades han tenido muchas encarnaciones en la Tierra y, habiendo alcanzado una conciencia espiritual muy alta, se convirtieron en guías para nuestras almas en este cuerpo físico.

Su función principal es ayudarnos en nuestra evolución espiritual y están a nuestra disposición siempre que solicitemos su cooperación. Son verdaderos mentores, y podemos considerarlos nuestros mejores amigos o confidentes.

Los guías espirituales son espíritus desencarnados que actúan como protectores o guías de seres humanos vivos y encarnados. Estos seres de luz han completado su ciclo de encarnaciones y han optado por ser guías espirituales como una forma de continuar la evolución de su alma.

Estos espíritus orientadores tienen una energía muy amorosa y compasiva y nos apoyan en todas nuestras decisiones, pero solo pueden ayudarnos si se lo pedimos.

Por lo general los guías no ofrecen consejo o dirección a menos que se lo pidamos explícitamente, sin embargo, si hay un mensaje urgente que debamos conocer, ellos harán todo lo posible para enviárnoslo.

Estos seres extraordinarios están desprovistos de juicio y nunca nos imponen una decisión o una forma de ver la realidad, por lo que somos libres de no aceptar sus consejos sin temor a ser castigados o regañados.

Nuestros guías espirituales nunca se cansan de ayudarnos, incluso si repetimos el mismo «error» varias veces seguidas.

¿Los guías espirituales son ángeles?

Si bien existen Ángeles y Arcángeles que nos brindan su guía y protección, cuando hablamos de guías espirituales no nos referimos a ellos.

La principal diferencia entre los guías espirituales y los Ángeles o Arcángeles es que estos últimos no han encarnado como seres humanos (salvo pocas excepciones).

Los guías espirituales están más cerca de las frecuencias terrestres y están perfectamente familiarizados con todas las dificultades de estar encarnados en un plano físico.

Mientras que los Ángeles son los portadores de energías positivas para la gran masa de humanos en este planeta, los guías espirituales están aquí para ayudarnos a llevar a cabo las acciones que nuestro Ser Superior deseaba realizar antes de la encarnación en el cuerpo físico.

conectar con guias espirituales

Tipos de guías espirituales

Existen muchos tipos de guías espirituales. El equipo de espíritus rectores de cualquier persona podría incluir a cualquiera o a todos los siguientes:

Guía espiritual primario

Dirige a todos los demás Guías Espirituales. También es llamado Guía Maestro. Tiene acceso a nuestros Registros Akáshicos personales.

Espíritu guía

Viene en nuestra ayuda cuando tenemos que aprender una habilidad específica (como aprender a andar en bicicleta, conducir un automóvil, leer las cartas del tarot, etc.).

Espíritu sanador

Su función es vigilar nuestra salud y el equilibrio de todos nuestros cuerpos (físicos y energéticos). Este Espíritu de alguna manera indica que hay algo mal en nuestro cuerpo y puede dirigirnos a terapeutas tradicionales u holísticos.

Además, es capaz de regular la función de la Glándula Pineal para ayudarnos a abrir los sentidos psíquicos.

Espíritu guía de la alegría

Su función es aliviar nuestra carga de trabajo inspirándonos a tomar descansos y jugar más. Si somos adictos al trabajo, este guía nos enviará sensaciones corporales que nos impulsan a dejar el trabajo en paz por un tiempo.

Mensajero espiritual

Su función es dirigir nuestras solicitudes personales a las Entidades de competencia. Es una entidad que se mueve con gran rapidez, y un ejemplo es la figura del dios Mercurio en la mitología romana.

Guía espiritual animal

El animal guía es un espíritu particularmente querido por las tradiciones indígenas y chamánicas. Su función es transmitir atributos de un animal (por ejemplo, el coraje del león o la astucia del zorro) para instruirnos y protegernos. Pueden ser mamíferos, pero también reptiles, insectos y criaturas marinas.

Los guías animales pueden ser una mascota que alguna vez tuvimos y que falleció y ahora es parte de nuestro escuadrón de guías espirituales.

Espíritu guía guardián

Su función es ayudarnos en viajes multidimensionales, por ejemplo, cuando entramos en un estado meditativo o estamos siguiendo un curso para convertirnos en psíquicos.

Este guía está con nosotros para protegernos cuando viajamos astralmente. Por ejemplo, aquellos que estudian para convertirse en médiums atraen automáticamente un espíritu guardián hacia ellos.

Espíritu rector externo o temporal

Viene en nuestra ayuda solo una vez, cuando estamos comprometidos en una nueva actividad que puede, por ejemplo, comprometernos solo una tarde. O puede venir en nuestra ayuda cuando atravesamos una determinada etapa de la vida.

Seres queridos fallecidos

Los miembros de la familia que fallecieron pueden elegir ser uno de nuestros guías espirituales. No son necesariamente familiares cercanos. Incluso pueden haber fallecido antes de nuestro nacimiento.

Ángeles guardianes

Los ángeles de la guarda trabajan con una única alma a lo largo de toda la existencia. Podemos llamarlos en cualquier momento para pedirles asistencia inmediata. Recuerda que los ángeles no tienen denominación y trabajan con personas de todas las religiones y creencias espirituales.

¿Nuestros Guías Espirituales están siempre con nosotros?

La mayoría de nosotros tenemos al menos un guía que permanece con nosotros toda nuestra vida. Este guía espiritual nos ayuda a superar todas las dificultades que se nos presenten, nos brinda orientación en la dirección de nuestro camino y propósito y nos ofrece luz durante los momentos de oscuridad.

 Pero existen otros espíritus rectores que están con nosotros en momentos específicos de nuestra vida. Pueden entrar durante un momento desafiante y retirarse cuando el problema está resuelto. 

Por ejemplo: Si estamos internados en el hospital, es probable que un guía sanador se presente y se quede con nosotros hasta que sanemos. También puede haber un guía asignado a una determinada relación o experiencia, cuando esa relación se termina o la experiencia concluye, el guía sigue su camino.

Hay espíritus rectores con los que podríamos trabajar solo una vez en nuestra vida. Otros son expertos en la materia y van y vienen según sea necesario. Por ejemplo, puedes tener un guía del desamor que aparece para ayudarte a reparar y luego se va cuando te sientes completo.

Cómo conectarnos con los guías espirituales

Si bien existen diversos mecanismos para invocar a nuestros guías espirituales y fortalecer nuestra conexión con ellos, es importante saber que ya estamos en contacto con ellos de forma permanente.

Todos los días nuestros guías espirituales nos envían mensajes en forma de señales y sinconicidades. Para reconocer estas comunicaciones no se requieren rituales ni meditaciones complejas. Basta con prestar atención y confiar en nuestro instinto.

Cuanto más observemos las señales de nuestros guías, más facilidad tendremos para reconocerlas. Pero también sucede algo mágico: a medida que nuestros guías sientan que estamos más consciente de ellos y de sus mensajes, más señales nos enviarán.

Señales de tu guía espiritual
Los mensajes y la orientación de nuestros guías pueden llegar de formas muy distintas. Algunas personas obtienen descargas psíquicas muy potentes, mientras que otras apenas reciben pequeños «empujones» energéticos en la dirección correcta. Debemos confiar en nuestro instinto y no esperar que nada de esto se sienta o se vea de determinada manera.

Uno de los mecanismos más utilizados por los guías espirituales para enviarnos mensajes es a través de las sincronicidades. Carl Jung definió la sincronicidad como «una coincidencia significativa».

Un ejemplo sería darnos cuenta de que necesitamos mejorar la comunicación con nuestra pareja, y al día siguiente, de repente, notar un libro sobre la comunicación en las relaciones románticas ubicado en el escritorio de un compañero de trabajo.

Los guías espirituales también podrían comunicarse con nosotros a través de la repetición de secuencias numéricas, como 111 o 333. O podríamos tener un número favorito, y cuando vamos a una entrevista de trabajo, encontrar ese número en la dirección de la empresa.

Los guías espirituales pueden enviarnos mensajes musicales, como una canción que siempre nos inspira y suena en la radio cuando nos subimos al coche después de un día difícil. Esto mismo podría suceder con fotos, películas o programas de televisión.

Los guías a menudo envían mensajes a través de los sueños, cuando el pensamiento consciente no puede interponerse en el camino. El seguimiento de los sueños es una forma maravillosa de prestar atención a la orientación de nuestro equipo de guías.

Si ya estamos prestando atención a las señales de nuestros guías y deseamos pasar al siguiente nivel (conectar con ellos a un nivel aún más profundo) podemos utilizar alguna de las siguientes prácticas:

Abrir nuestros Registros Akáshicos

En una lectura de Registros Akáshicos son nuestros guías espirituales quienes nos brindan la información que reciben desde el Ákasha.

Por lo tanto, podríamos decir que esta técnica nos permite hablar con nuestro guía espiritual primario.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de leer sus propios Registros. Pero, como sucede con cualquier actividad nueva, requiere cierto entrenamiento para desarrollar e incorporar la técnica.

De todas formas, también existe la opción de asistir a una lectura akáshica con un profesional, que hará de canal entre nuestros Registros y nosotros.

En una lectura de Registros Akáshicos podemos preguntar quiénes son nuestros Guías, cuántos son, cómo se llaman, por qué decidieron acompañarnos, qué relación tienen con nuestra alma y cualquier otra duda que tengamos.

Comunicarnos a través de la meditación y la visualización

Una forma hermosa de conectarnos con nuestros guías es a través de un proceso de meditación o visualización. Para ello, debemos colocarnos en un estado relajado y meditativo. Podemos imaginar un lugar hermoso y pacífico o simplemente contemplar a dónde nos lleva nuestra mente.

Cuando estemos tranquilos y a gusto, pedimos conocer a uno de nuestros guías. Debemos ser pacientes y percibir lo que surge. Cuando nos encontremos con alguna persona, animal, espíritu o presencia de cualquier tipo, podemos preguntar:

¿Eres uno de mis guías?

¿Estás aquí para mostrarme o enseñarme algo?

¿Qué puedo hacer para honrar esta relación?

Cuando hayamos terminado, agradecemos a nuestro guía por la experiencia y abrimos suavemente los ojos.

También podemos utilizar una meditación guiada. En YouTube es posible encontrar algunas muy buenas. Por ejemplo, esta joya del canal Omnity Meditación.

Comenzar un diario de guías espirituales

Podemos comprar un cuaderno bonito y dedicarlo exclusivamente a la comunicación con nuestros guías. Algunas formas posibles de usar el cuaderno son las siguientes:

Podemos entrar en un estado meditativo y relajado y hacemos una pregunta a nuestros guías y la escribimos con un bolígrafo. A continuación, cambiamos de bolígrafo y anotamos la primera respuesta que aparezca en nuestra mente.

POtra opción es escribir una carta a nuestros guías. En ella, expresamos gratitud sobre cualquier cosa de nuestra vida con la cual creamos que ellos nos han ayudado. Y, a continuación, les pedimos ayuda sobre cualquier otro asunto. Durante el resto de la semana, estamos atentos a las sincronicidades que surjan respecto a este tema.

También podemos usar este diario para registrar cualquier señal o sincronicidad importante que nos envíen. Mantener un diario de todo lo que escuchamos, sentimos y vemos, nos ayuda en el proceso de conectar los puntos e interpretar sus mensajes.

Enviar un mensaje en nuestros pensamientos

Esta es la forma más rápida y fácil de conectarnos con nuestros guías espirituales. Pero realmente funciona, por más sencilla que sea. Puedes hacer una oración o bendición formal, o simplemente puedes decirles lo que necesitas en tus pensamientos.

Usar una herramienta de adivinación

Los humanos hemos estado usando herramientas de adivinación para comunicarnos con nuestros guías desde hace muchísimo tiempo. Podemos usar cartas del oráculo, cartas de tarot, runas. Hay muchas herramientas al alcance de la mano. Podemos probar diferentes métodos para ver cuál resuena más con nosotros.

Entregar un problema a los guías

Cuando nos sintamos frustrados por alguna situación, confundido sobre los mejores pasos a seguir o sintamos que no tenemos suficiente control sobre nuestra vida, podemos entregar el problema a nuestros guías.

En vez de elaborar estrategias y preocuparnos, podemos calmar la mente y decir “Entrego este problema a mis guías para que me traigan el mejor futuro posible para mí y para todos los involucrados».

Tal vez con el paso de las horas o los días te des cuenta que tienes una perspectiva completamente distinta de esa situación.

Aprender más sobre guías espirituales

El simple hecho de investigar sobre guías espirituales nos ayudará a aumentar nuestra comunicación con ellos. Nuestros guías estarán emocionados de tener nuestra atención.

Podemos buscar expertos e información que resuene con nosotros y que sea positiva, fortalecedora y sanadora. Podemos anotarnos en un taller, asistir a un curso o leer un libro sobre guías espirituales. Con el paso del tiempo, es probable que el simple hecho de saber más sobre ellos nos abra mágicamente a una mayor comunicación.

¿Puedo saber los nombres de mis guías espirituales?

Identificar a nuestros guías espirituales con un nombre determinado nos puede ayudar a concentrarnos y sintonizarnos mejor con su energía y de esta forma, podemos invocarlos con mayor precisión y eficiencia.

Si bien los guías en realidad no tienen nombres, la mayoría de las veces que les pedimos que se identifiquen nos brindan un nombre, puede ser un nombre que utilizaron en alguna de sus encarnaciones en la Tierra.  

La manera más eficiente de conocer el nombre de nuestros Guías es preguntárselo en una sesión de Registros Akáshicos. Tal como indicamos arriba, en una lectura akáshica estamos en comunicación directa con ellos.

También podemos preguntarles durante una meditación y escuchar su respuesta. Si no logramos escuchar nada, podemos estar pendiente de las sincronías que aparezcan en los días siguientes.

El nombre puede aparecer en un libro, en una publicidad, en un cartel. A partir de allí es confiar en nuestra intuición para detectar dónde se encuentra la respuesta.

 En caso de que no recibamos ninguna respuesta, simplemente podemos asignarles un nombre. Podemos darle uno que siempre nos haya gustado e incluso podemos preguntarles si les agrada ese nombre. 

¿Es posible observar a los Guías Espirituales?

Los espíritus orientadores generalmente no son visibles a simple vista. Sin embargo, hay momentos del día y de la noche (cuando nos despertamos por la mañana y nos vamos a dormir por la noche) en los que aparecen en forma de luces blancas y negras, como siluetas o presencias cercanas a nosotros.

También existe la posibilidad de que nuestros Guías asuman una conformación física y se manifiesten en algún momento de nuestra vida. Por ejemplo, un espíritu rector puede aparecernos como un sabio asiático, un trabajador, un ama de casa, un hombre de negocios, un animal, un niño o un elemental.

Si bien este contacto puede ser profundamente transformador para nosotros, tal vez ni siquiera sepamos que se trata de nuestro guía espiritual.

¿Cuántos guías espirituales tenemos?

Cada uno de nosotros tiene un número variable de guías. En general, nadie tiene menos de 2 ni más de 18. Pero siempre existen excepciones. Mucho depende de lo que cada uno se encuentre experimentando en cada momento.

meditacion guias espirituales

Aliados herbales para conectar con tus guías espirituales

Las hierbas son poderosas aliadas para el trabajo espiritual, ayudan a limpiar y despejar el campo áurico y abren los chakras superiores para que podamos escuchar mejor los mensajes de los guías.

Podemos trabajar con las siguientes hierbas para fortalecer la conexión con nuestros guías.

Palo Santo

Es uno de los purificadores energéticos y físicos más poderosos que existen. Los pueblos originarios de América Central y del Sur lo han utilizado durante siglos para la comunión directa con el mundo de los espíritus.

Podemos usarlo para despejar el espacio energético para la comunicación con los guías antes de la ceremonia, la meditación o el sueño.

Calea Zacatechichi o Hierba de los Sueños

Es una hierba poderosa que se ha demostrado científicamente que estimula el recuerdo de los sueños. Y cuanto mejor recordemos los sueños, más probabilidades tendremos de recordar los mensajes de los guías.

La Calea también es conocida por aumentar los sueños lúcidos, la reflexión interior, la imaginación y la observación del alma.

Tenga en cuenta que es increíblemente amarga, a menudo se usa en pequeñas cantidades en el té, con otras plantas aliadas como el bálsamo de limón o la manzanilla.

Flor de loto azul

Es conocido por inducir una profunda energía meditativa, mejorar la función del tercer ojo y promover el sueño lúcido.

Todo esto es perfecto para el trabajo espiritual, ya que la podemos utilizar para relajar el sistema nervioso, abrir los chakras superiores y crear una sensación de euforia propicia para hablar con los espíritus rectores.

Deja un comentario